Suelo imaginarme el cerebro como un ordenador cuyo hardware es la masa orgánica y su software la información que introducimos en ella. Dicha información proviene básicamente de lo escuchamos y vemos a través de la radio y la televisión, de las personas con las nos relacionamos, y de los libros que leemos. La calidad de dicho «software» determinará invariablemente la validez de nuestras decisiones y por ende el éxito en nuestras profesiones y en nuestra vida.

Obviando la invalidez de la radio y la televisión para cualquier tema serio, lo más razonable será desestimar dichos medios y eliminarlos de nuestro radar, o como mínimo, ser muy selectivos en el tiempo que perdemos frente a los mismos.

Las personas con las que nos relacionamos son junto con los libros que leemos, las fuentes más importantes de configuración de nuestro carácter e inteligencia. Hay estudiosos que indican que somos la media de las 5 personas con las que más tiempo pasamos. Procure rodearse de personas inteligentes.

Pero si hay una practica que puede marcar definitivamente nuestro camino e influir sobre cualquier aspecto de nuestra personalidad, esa es la lectura. A través de la lectura, que además es económicamente accesible a cualquier persona del mundo desarrollado, se puede acceder a las ideas más innovadoras y a los conceptos y teorías más avanzadas sobre cualquier materia, sin necesidad de acudir a ninguna costosa universidad ni desplazarnos geográficamente. El progreso ha puesto a nuestra disposición y al alcance de todos los bolsillos los conocimientos que hace sólo unos años estaban al alcance de unos pocos, y que la mayoría no podían acceder ni siquiera al conocimiento de la existencia de ciertas materias. Sin la existencia de internet, sólo desplazándote físicamente a las mejores universidades podrías acceder al conocimiento de la existencia de ciertos volúmenes.

Hoy en día conocer la existencia de los mejores de los libros sigue siendo dificultoso, pero no por la dificultad del acceso a la información como ocurría antiguamente si no por el elevado número de opciones que se nos presentan. Y dado que la lectura exige una inversión de tiempo considerable, se vuelve crítico el establecer un buen proceso de selección.

La diferencia entre dónde estas hoy y dónde estarás cinco años más tarde se encuentra en la calidad de los libros que lees. Jim Rohn

Uno de los medios más eficaces que empleo para la búsqueda de libros interesantes es seguir las recomendaciones de líderes de clase mundial, cuyo criterio y medios hacen que podamos considerar que sus selecciones serán de gran interés, y que ellos mismos reconocen que dieron forma a su modo de pensar.

A continuación dejo los 6 libros más recomendados por los CEO´s más importantes de Estados Unidos:

    • El dilema del innovador, de Clayton M. Christensen, por recomendado por Andrew Grove, Evan Williams, Jeff Bezos, Mark Cuban, Guy Kawasaki, Steve Jobs

    •  El inversor inteligente de Benjamin Graham, recomendado por Whitney Tilson, Kevin Rose, Jamie Dimon, Warren Buffett

    • Aventuras empresariales: Doce cuentos clásicos del mundo de Wall Street de John Brooks, recomendados por Michael Dell, Warren Buffet, Bill Gates

    • Einstein: su vida y universo por Walter Isaacson, recomendado por Charlie Munger, Elon Musk, Bill Gates

    • La vida es como tú la hagas por Peter Buffett, recomendado por Bill Clinton, Ted Turner, Bill Gates

    • The Catcher in the Rye de JD Salinger, (no disponible en español), recomendado por Larry King, Salman Khan, Bill Gates

 

 

Guillermo González

Consejero Delegado de Arwen Capital SICAV

 

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete,

     

    As an Amazon Associate I earn from qualifying purchases