Una cuestión habitual en los foros de inversiones e inversores individuales que se plantean la posibilidad de colocar sus ahorros en el mercado o añadir más fondos a su participación actual es si merece la pena esperar a una corrección en el mercado para realizar la compra. Dado que las bolsas en general, y el mercado estadounidense en particular llevan ya varios años de subidas, es una pregunta cada vez más frecuente. Para responder a dicha pregunta de un modo razonado vamos a analizar si históricamente (del año 1900 a 2015 y en el mercado estadounidense) ha sido rentable esperar una corrección en el mercado del 10% frente a invertir inmediatamente nuestros fondos.

Si bien el comportamiento histórico del mercado no es necesariamente una predicción de lo que ocurrirá en el futuro, si nos da una idea de los comportamientos posibles, basándonos en que tanto los fundamentos que sostienen la economía global como la psicología de los inversores se han mantenido estables en todo el período considerado, y estos se mantendrán en el futuro.

Teniendo esto en cuenta, la pregunta que hacemos es: en épocas en que el mercado ha sido «caro», definiendo como caro un valor considerablemente superior a la media histórica de la relación precio/beneficios (PER), ¿cuál ha sido el costo o beneficio promedio de esperar en un horizonte temporal de 3 años, una corrección del 10% del nivel de precios inicial, en lugar de invertir inmediatamente?  .

Considerando dicho nivel “caro”, los resultados son los siguientes:

En el 55% de los casos el mercado sufrió una corrección del 10% en un plazo de 3 años, lo que daría como resultado un beneficio del 10% frente a haber invertido de inmediato.

En el 45% de los casos restantes en los que el descenso no se produce, hay un coste de oportunidad medio de alrededor del 29% – mucho más alto que el beneficio promedio.

Considerando los resultados anteriores, el coste medio de esperar una corrección fue de cerca del 9% frente a haber realizado la inversión “inmediatamente”.

Observamos por tanto que aunque la posibilidad de una corrección dentro del horizonte tiene una probabilidad que es en absoluto descartable, no necesariamente es segura y cuando no sucede el costo de oportunidad es superior al beneficio esperado.

¿Cuáles son entonces las razones que incitan a pensar que pueda ser rentable esperar una corrección para entrar en el mercado?. En primer lugar, los inversores pueden confundir la posibilidad de que se produzca un descenso del 10% desde el siguiente máximo con la menor probabilidad de una bajada desde el nivel considerado al inicio del periodo considerado.  La probabilidad histórica de que una reducción del 10% se dé en cualquier momento durante una ventana de 3 años es del 87%, significativamente mayor que la probabilidad del 55% de esa corrección ocurra desde el nivel de mercado al inicio del período. Segundo, el costo de oportunidad de esperar y que finalmente no se produzca una corrección del valor esperado es un costo de oportunidad que raramente los inversores tienen en cuenta. Por último, pocos inversores tienen  en la práctica la paciencia de esperar los tres años necesarios para que la corrección, en su caso, se materialice.

La conclusión por tanto es que basándose en datos históricos no es rentable esperar a una corrección para realizar nuevas compras, sino que si nuestro horizonte es el largo plazo, el momento es ahora.

 

Guillermo González

Consejero delegado de Arwen Capital

 

Te ha gustado este artículo?

Suscríbete a nuestro blog,